Danza de los estados

Para los bailarines de ballet, la tecnología de sus cuerpos requiere de una actualización permanente: desde el comienzo en la actividad, que suele ser durante la niñez, hasta su retiro de la vida escénica, alrededor de los 45 años, trabajan en la evolución de la información, en el perfeccionamiento de los procedimientos, en el enriquecimiento de las teorías y los lenguajes.

En el momento de su mayor madurez técnica y artística, la exigencia física del repertorio y la tradición del ballet los relega a cierta periferia: algunos achican su participación en las obras, extendiendo su danzar en un lento ocaso; otros, simplemente, si pueden, se jubilan.

 

¿Qué hacen los bailarines de ballet cuando se bajan de escenario definitivamente? ¿Pueden seguir usando sus cuerpos? ¿De qué manera?

Las primeras bailarinas Maricel De Mitri y Silvia Bazilis, junto al primer bailarín Edgardo Trabalón, prestan sus biografías para escenificar, como en una obra de teatro científico, las particularidades de una carrera --y de una vida-- hecha de excepciones. La danza como un trabajo desde la niñez, el cuerpo como instrumento, las lesiones frecuentes y las fatales, la técnica al servicio de la emoción, el rol del teatro público y del Estado como posibilitador.

Utilizando textos y música como soportes para la exposición de la información, los intérpretes son desafiados a desviarse de su formación clásica, deben abandonar la solemnidad del ballet para hacerse de un tono fresco, incluso descarado.

Híbrido entre teatro musical, trabajo coreográfico y charla de divulgación, la obra los investiga y al mismo tiempo les ofrece la posibilidad de crecer artísticamente, de incorporar otros lenguajes y de continuar con su carrera escénica más allá de su retiro. 

Bailarinas y bailarines en escena
Maricel De Mitri
Edgardo Trabalón
Emilia Peredo Aguirre (12, 20, 26 de noviembre)
Aldana Percivatti (27 de noviembre)
Jiva Velázquez Pandam (12, 20, 26 de noviembre)
David Gómez (27 de noviembre)
Txaro Manen Oyarzábal
Angelina Casco Guiñazú

 

Actriz en pantalla
Andrea Carballo
 
Bailarina en pantalla
Silvia Bazilis

Dramaturgia
Alejandro Quesada
Florencia Werchowsky
 
Música original
Diego Voloschin
 
Escenografía y luces
Santiago Badillo
 
Vestuario
Victoria Nana
 
Entrenamiento actoral
Paula Pichersky
Andrea Carballo 


Dirección audiovisual y diseño gráfico
Gracia Bergesi
 
Producción
Cynthia Castoriano
Felicitas Oliden
 
Dirección
Florencia Werchowsky

 

Funciones durante noviembre de 2019, en el Centro Cultural de la Cooperación.